/widgets.js";var sz=d.getElementsByTagName(s)[0];sz.parentNode.insertBefore(z,sz)}(document,"script","zb-embed-code"));

Son dos enormes depósitos de agua cristalina y con cierta profundidad que se formaron por el colapso del techo de antiguas cavernas formadas por el suelo kárstico de la región. El agua que contienen se acumuló por miles de años debido a la lluvia y corrientes subterráneas que los siguen alimentando. Para los mayas, estos cuerpos de agua eran como lugares sagrados donde realizaban ceremonias y rituales rogatorios por abundantes cosechas.